miércoles, 30 de mayo de 2012

Las Grutas de Hércules en Tánger


El otro día hablaba de las Cuevas de Hércules que hay en Toledo. Es necesario puntualizar porque grutas con ese nombre no escasean precisamente, ya que la historia del héroe griego guarda una intensa relación con España y el norte de África. Supongo que huelga mencionar que las dos columnas del escudo nacional son una representación de ese Estrecho de Gibraltar a donde llegó para cumplir su undécimo trabajo, el robo de las manzanas de oro que se custodiaban en el jardín de las Hespérides y que consiguió llevar a cabo burlando el engaño que trató de hacerle el listillo de Atlas (recuerden, que sostuviera la cúpula celeste en su lugar).

Cuenta Plutarco que, durante su estancia en ese límite del mundo conocido, Hércules (o Herakles, para ser exactos) separó Europa de África y mató al gigante Anteo, hijo de Poseidón y Gea, casando a la hija del fallecido, Tingi, con su propio vástago. En el nombre de ella se adivina el origen de la actual ciudad de Tánger, en Marruecos, donde, según el geógrafo romano Pomponio Mela (siglo I), su población conservaba como reliquia el colosal escudo de guerra de Anteo, hecho con la piel de un elefante. Lamentablemente ya no existe, fuera lo que fuese en realidad.

El olor de las sardinas asadas llega hasta aquí
El caso es que a unos 18 kilómetros de Tánger, muy cerca del cabo Espartel, también hay unas Grutas de Hércules. Se llaman así porque la leyenda dice que allí se tomó un descanso antes de acometer el último trabajo para el rey Euristeo de Tirinto. En realidad se trata de unas cavernas naturales excavadas por la erosión marina, pues se asoman a un Atlántico que las inunda parcialmente con la marea alta y bate sus paredes de roca con fuerte oleaje. El lugar fue refugio humano durante el Neolítico, hace 9.000 años, y quizá por eso se cuenta que en parte son fruto de la acción del Hombre, conectándose con otras cuevas de la Península Ibérica. Puro mito.

Dos nuevos miembros para la cábila
Pero sí es verdad que actualmente siguen teniendo una indudable utilidad; eso sí, adaptada a los tiempos: la explotación turística. Un grotesco espantajo representando al personaje griego ha sido dibujado en una pared y los camelleros ofrecen paseos en sus animales, que esperan en el párking, entre los coches. Los restaurantes tienen terrazas colgadas en el acantilado y el aroma de las sardinas asadas a la parrilla atrae a los visitantes.

La entrada a la gruta, a la que se baja por una escalera helicoidal tras pagar una tarifa casi simbólica, parece la cueva de Alí Babá: tiendas de fósiles y artesanía, músicos tradicionales, un par de monos encadenados que hacen las delicias de los turistas (cuidado con las gafas y móviles porque pese a estar atados con una cadena son más rápidos que cualquier carterista), un fotógrafo que te retrata ataviado con el traje típico (fez en la cabeza y espingarda en mano para ellos, sombrero de paja y cántaro para ellas) y auténticas riadas de curiosos.

El párking de camellos
Ya dentro, avanzando por las galerías de roca calcárea, se llega hasta una grieta que da al exterior. Colocándose en cierto punto y echándole mucha imaginación, tal cual fuera una cara de Bélmez, se puede reconocer, según indican los lugareños, la silueta del continente africano al revés, o sea, el oeste hacia el este y viceversa (véase foto de cabecera). Allí suele verse a grupos de adolescentes lanzándose al agua desde varios metros de altura: hacen coincidir su caída con la llegada de las olas, lo que les proporciona profundidad suficiente para no estrellarse contra el fondo; cualquier día habrá que recoger sus sesos entre las peñas y la espuma del agua.

Fotos: Marta B.L.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Viajamos de Mexico a Madrid y de alli a Tanger por Iberia vuelo Redondo por 120 Euros, como mexicanos no necesitamos visa apra entrar a Marruecos, uno amigos marroquis nos llevarona la cueva, es hermoso lugar,esta a escasos 40 minutos de la ciudad, el recorrido por carretera hermoso al ir costeando el mediterraneo y creo que alli es donde se juntan las aguas con el atlantico,ya al llegar a la cueva tiene un costo de 5 euros (la verdad no recuerdo cuanto) aprox impresionante ver atravez de la cueva el mediterraneo y elatardecer; algo que debes de ver cuando esten por Tanger definitivamente no se lo pierdan.

Anónimo dijo...

Dos precisiones| cuesta 5 dirhams por persona el acceso alas grutas o sea a penas 50 cts de euro. la otra es que el mar que baña las grutas es el oceano atlántico, Tanger no tiene acceso al mediterraneo en si pues las aguas del estrecho estan entremezcladas...

El tío-abuelo Penradock dijo...

No recordaba la tarifa; sólo que era muy baja. En cuanto a lo del Atlántico, eso sí está en el post, en el tercer párrafo.
De todas formas, gracias por la atención.

El viajero incidental © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO